EL PAÍS: La UE aprueba nuevas sanciones contra Teherán tras la muerte en el patíbulo de Majid Reza Rahnavard, tres semanas después de su arresto y tras ser condenado en un juicio fulminante y sin garantías

Imagen de la ejecución pública del joven Majid Reza Rahnavard, publicada por el medio de la propaganda oficial iraní 'Mizan News', este lunes en Mashad.

Imagen de la ejecución pública del joven Majid Reza Rahnavard, publicada por el medio de la propaganda oficial iraní ‘Mizan News’, este lunes en Mashad.

Irán ha ejecutado este lunes de madrugada a un segundo detenido en las manifestaciones que recorren el país desde hace tres meses, confirmó este lunes Mizan News, un medio de la propaganda oficial iraní vinculado con el poder judicial. Majid Reza Rahnavard, de 23 años, murió ahorcado en una grúa en plena calle en Mashad, a unos 900 kilómetros al este de Teherán, en la que ha sido la primera ejecución en público de un manifestante detenido en las actuales protestas. El joven ha muerto en la horca cuando solo han transcurrido 23 días de su arresto el 19 de noviembre. Pocos días después, fue condenado a muerte, acusado de haber matado a puñaladas a dos miembros de la milicia paramilitar Basij y bajo el cargo de “enemistad con Dios”. Un primer manifestante, Mohsen Shekari, también de 23 años, ya fue ejecutado el 8 de diciembre —en esa ocasión en la cárcel— por el mismo delito y una acusación similar, aunque menos grave: haber herido con un arma blanca a un paramilitar basiyí.

El caso de Majid Reza Rahnavard ha elevado aún más la preocupación internacional por lo que sucede en Irán. La abogada iraní de derechos humanos Shadi Sadr, cofundadora de la ONG Justice for Iran (Justicia para Irán), explica a este diario, en un intercambio de mensajes a través de Twitter, que el joven Rahnavard era “uno de los líderes de las protestas callejeras”. Esta jurista, que logró revocar varias condenas a muerte contra activistas y periodistas antes de exiliarse en Europa en 2009, afirma que al hombre “se le negó el acceso a un abogado”. “En su lugar, se le designó uno de oficio. En el juicio, el letrado se puso del lado de la acusación y confirmó sus afirmaciones en lugar de defender a su cliente”, añade.

“Está claro que en el juicio no se respetaron las garantías procesales. Según las leyes islámicas vigentes en Irán, cualquier acusado tiene derecho a apelar su condena a muerte en un plazo de 20 días después de recibir la sentencia, que luego debería ser revisada por el Tribunal Supremo. Sin embargo, [Rahnavard] fue ejecutado 18 días después de ser condenado. Se ha aplicado la pena capital antes de que su familia pudiera apelar”, afirma Sadr.

Nuevas sanciones de la UE

La UE ha elevado este lunes más la presión sobre Teherán al aprobar un nuevo paquete de sanciones por sus vulneraciones de los derechos humanos y la represión violenta de las movilizaciones iniciadas tras la muerte de la joven Mahsa Amini. Los ministros de Exteriores de los Veintisiete han aprobado añadir 20 personas más a la lista de sancionados iraníes que verán sus bienes en los países de la UE congelados y tendrán prohibido viajar a territorio comunitario. Los sancionados, según la UE, han tenido un papel destacado en la respuesta violenta a las manifestaciones: la mayoría son altos cargos de la Guardia Revolucionaria, la fuerza paramilitar que supervisa las estrictas leyes del país. También se han añadido cuatro entidades a la lista, entre ellas una cadena de televisión estatal que el régimen de Teherán usa como altavoz. “La UE tomará todas las medidas que podamos para apoyar a las mujeres jóvenes y a los manifestantes pacíficos”, ha recalcado el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

A estas sanciones se suman también nuevas medidas restrictivas por el apoyo de Irán a Rusia en su guerra en Ucrania. Teherán suministra armas a Moscú, entre ellas drones de uso militar, que el Kremlin utiliza contra la población civil, según la UE. Además, analistas y fuentes diplomáticas creen que Irán —que ha negado haber entregado a Rusia drones tras la invasión del pasado 24 de febrero— se prepara ahora para suministrar a Moscú también misiles balísticos.